Read Time:2 Minute, 55 Second

¿Cuáles son las estrategias promocionales que aplican los museos municipales? ¿Qué estudio de públicos realizan para tener en cuenta el diseño de sus propuestas? ¿Qué resultados obtienen a través de la puesta en práctica de las mismas?

Estos elementos son básicos y vitales para el funcionamiento efectivo de todas las instituciones, y más, en este caso, las de resguardo patrimonial. Ciertamente, la aparente pasividad que transcurre es parte del ambiente que se genera en los museos como sitios casi sagrados, pero la atracción que sean capaces de fomentar para los públicos debe romper este silencio.

Banes cuenta con el Museo Indocubano Baní, encargado de exponer una colección única en cuanto al legado de la cultura aborigen del país, elemento que nos distingue como Capital Arqueológica de Cuba. La historia que protege y vivifica este museo constituye atracción fundamental para los visitantes foráneos; sin embargo, y a pesar de los ingresos que pueden generar con estas visitas, no existe una explotación inteligente de las plataformas promocionales. Una institución de esta magnitud carece de una página web que recoja el trabajo que realizan y lo que atesoran, así mismo la labor comunicativa queda designada a personas que, ya sea por vocación u otras cuestiones, no son las más indicadas.

Museo Indocubano Baní. Fotos: Raúl Oliva.

Por otro lado, y a pesar de las excelentes restauraciones a las que se sometió el inmueble, algunos de sus espacios no se aprovechan de manera óptima. Por ejemplo, la plaza En Los Tiempos, que cuenta con murales de excepcional valor pictórico, y además exhibe El Panchito, no es utilizada en la medida que pudiera. Eventos culturales y educativos, pueden tener sitio allí como un dispositivo promocional eficiente.

El Museo Indocubano Bani tiene valores a su favor como su ubicación geográfica en un punto clave de la ciudad, así como su obligada atracción para los estudiantes, pues su colección forma parte imprescindible de las materias escolares. Sin embargo, el gran problema radica en el público más común, ese que no tiene un interés investigativo. Cómo establecer un vínculo con esta parte de la población es un tema puntual.

Para el Museo Municipal de Historia, la suerte no ha sido un factor aliado. Su aislada ubicación y las penosas condiciones constructivas bajo las que laboran imposibilitan gran parte de su objeto social, una realidad que impide la apertura al público y la exhibición de su patrimonio, emblemáticos de la historia banense.

Museo Municipal de Historia. Foto: Karen Rodríguez Castellanos.

Tan importante institución presenta problemáticas similares a las del Indocubano en cuanto la promoción cultural. El público que escasamente asiste tiene un marcado interés educativo, y las actividades que diseña de manera habitual se centran en determinados grupos etarios, pero la mayor deficiencia radica en la dinámica de dichas propuestas. La selección de personal calificado para atraer a los públicos y la promoción desde la comunicación más atractiva son capacidades que no todos poseen.

Por tanto, para ambas instituciones apropiarse de todas las herramientas de divulgación, contar con profesionales que estudien los públicos y bajo estos resultados diseñar los espacios, sería un punto de giro para las actuales circunstancias.

Un silencio cultural se apodera de los museos municipales, una realidad lastimosa, pero reversible desde el interés de ambos colectivos y algunas direcciones, desde la puesta en práctica de elementos básicos que existen a la espera de su utilización. Mayor compromiso y rendimiento, lo que puede traducirse en sentido de pertenencia, pudiera ser el primer paso hacia un cambio auténtico. 

[ABTM id=2327]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 + dieciocho =