Read Time:4 Minute, 45 Second

Cuando la ves, no te queda otra alternativa que mirarla. La simetría de su rostro y su prestancia hacen recordar a las glamurosas estrellas del cine. Pero si la escuchas hablar, entonces te enamoras y la reconoces. Es  Lizandra Amat Consuegra, la joven banense que ahora vive y trabaja en La Habana, pero que no olvida sus inicios en la tierra que la vio nacer y donde dio sus primeros pasos en los medios de comunicación.

“Estudié Comunicación Social en la Sede Universitaria Municipal Marta Ramos Mojarrieta, aquí, en Banes, gracias a esa idea maravillosa de nuestro Comandante Fidel Castro de la municipalización de las universidades.  Cuando estaba en segundo año de la carrera comencé a trabajar como redactora de prensa en el Departamento Informativo de Radio Banes.  La primera vez que tuve la oportunidad de hacer locución fue en la corresponsalía Banivisión,  donde hacía una sección que se llamaba Hola Joven”.

¿Cómo recuerdas esa etapa tuya en Banivisión?

“Para mí era lo más grande. Estaba abriéndome paso en el mundo que soñé siempre, podían verme las personas, podía llegar a ellos a través de un mensaje y hasta influir de alguna manera en sus vidas, y eso tiene un valor incalculable.  Aquella televisión que hacíamos con tan pocas personas y escasos recursos era y sigue siendo para mí lo más grande. Por eso me resulta muy doloroso haberla perdido, porque la televisión comunitaria tiene un impacto muy grande en las localidades donde se instauran”.

El amor llevó a Lizandra hasta La Habana, una ciudad llena de oportunidades en el ámbito de la comunicación, pero también de desafíos, pues esta banense tenía que abrirse paso en un entorno ahora desconocido. “Llegar a la capital fue un reto. Llegué con un poco de temor a lo que me iba a enfrentar,  a si mi preparación era o no suficiente, a si iba a lograr o no que me abrieran las puertas. Al año de estar allí llegué hasta el monstruo que puede parecer el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICR), pero cuando te adentras en él y lo conoces, te das cuenta de que tiene el corazón muy grande y te puede tratar muy bien siempre que seas una buena persona, camines derecho  y hagas lo que te corresponde hacer de la manera más optima posible”.

En ese momento Lizandra no tenía un título válido como locutora, los títulos que tenía eran de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y allá no le servían. Llegó en un momento difícil en los medios, el proceso de disponibilidad laboral, pero en su camino se cruzó Marisol,  la subdirectora de CMBF Radio Musical, que la escuchó y le dijo: “tu voz le va a agradar a la directora de Radio Enciclopedia” y así llegó a esta emisora especializada en la música instrumental ligera, primero como editora de la página web y más tarde como locutora. Luego de un año en esta emisora quedó seleccionada para el curso del Centro de Estudios de Radio y Televisión, donde tuvo eminentes profesores como Niro de la Rúa, Idania Martínez Grandales, los Alarcón Santana, Antonio Nápoles y otros.  

“Mi primer programa de televisión como conductora fue Talla Joven y luego llegué, a través de casting, al Sistema Informativo de la Televisión Cubana, específicamente a la Revista Buenos Días. Más tarde comencé a presentarme a casting de otros canales y así es como llego al Canal Educativo, que para mí hoy es mi base de trabajo.  Tengo todos los promocionales de ese canal junto a Evel Ramón y he conducido varios espacios como Entre Calves y Corcheas, Rodando el Musical,  Flash Musical, En parte y en serie.  Para Cubavisión he hecho promocionales y un programa de cine que salió para un verano hace tres años, que se llamó  Serie B. También he tenido la posibilidad de trabajar en grandes escenarios, como el teatro Karl Marx, en la animación de los carnavales habaneros, en shows nocturnos y con instituciones”.  

Junto al relevante guitarrista y compositor cubano Leo Brouwer. Fotos tomadas de Internet.

¿Cómo se inserta Lizandra Amat en los grandes proyectos televisivos de RTV Comercial?

“Gracias a Marielena, la directora asistente de Manolito Ortega, director de estos programas. Ella me escuchó en Radio Rebelde, donde hice el Noticiero Nacional de Radio, y me pidió que le hiciera un spot promocional. Ella habló con Manolito y le dijo que tenía una muchacha para la segunda temporada de Bailando en Cuba. Me presenté a un casting para el programa, pero ya Manolito tenía seleccionado a los conductores, a dos actores, pues a él le encanta trabajar con actores y me escogió para hacer la voz en off y estoy muy feliz. Manolito Ortega es maravilloso, es muy recto, enseña mucho, forma y es muy cariñoso.  Es uno de los directores más talentosos que tiene hoy nuestro país”.

¿Qué piensas sobre la tendencia actual que tienen algunos directores de utilizar como presentadores a actores o a cantantes en vez de locutores?

“Ese es un tema polémico. En mi opinión, considero que está muy bien que suceda siempre y cuando ese periodista, actor, cantante, doctor o de cualquier otra profesión esté preparado para hacerlo de manera óptima”.

Desde la capital de todos los cubanos, donde está desarrollando una exitosa carrera en los medios de comunicación, nos dejó claro que su corazón está en Banes: “Aquí nací, aquí me crié y me formé. Yo extraño este lugar cada día, cada minuto, cada hora. Banes es dulce, es agua, tranquilidad, reposo, siempre va a ser mi hogar”.

[ABTM id=2475]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × uno =