Gracias, Gustavo
Banes Destacado

Gracias, Gustavo

El anciano me abrazó y se me estremeció el alma. Se sentó allí, flaquito, como siempre, quizás más, y sonrió. Allí estábamos todos, mirándolo con cariño y con respeto. "Hoy sombra de mi…", de seguro…