Read Time:4 Minute, 15 Second

Médicos del hospital de bajo riesgo del área de salud de Cañadón. Foto de la autora.

Por la complejidad epidemiológica que atraviesa el municipio de Banes, desde el pasado mes de agosto la policlínica “José Manuel Ricardo”, del consejo popular de Cañadón, se convirtió en hospital de bajo riesgo para pacientes sospechosos y positivos con covid-19. La doctora Ana Cecilia Ferrales Acevedo es la directora del ahora hospital de bajo riesgo de Cañadón, y nos narra cómo lograron esta hazaña.

“Por la alta incidencia de casos en los consultorios 1 y 2 de Guardalavaca y 3 de Cuatro Caminos, y al no contar el municipio de Banes con capacidades de aislamiento en ese momento, tuvimos en tiempo récord que emplazar aquí un hospital de bajo riesgo para brindarles atención a los pacientes con covid de nuestra área de salud en un primer momento, porque también hemos estado atendiendo a pacientes de otras áreas de salud, como Deleyte.”

“Ya nosotros teníamos nuestra consulta de Infecciones Respiratorias Agudas en la sala de rehabilitación anexa. Tuvimos solo 12 horas para habilitar nuestra policlínica como hospital de campaña, que son instituciones que se adaptan como parte de la contingencia epidemiológica, pero que no tienen la mayoría de ellas las condiciones de confort de un hospital tradicional, porque no lo son.”

“Educación donó varias literas, 83 para ser exactos, de centros escolares aledaños a la policlínica. Dichos recursos, que no son ideales para los servicios sanitarios, se ubicaron en locales hasta ese día utilizados como oficinas o consultas médicas que para nada tenían las condicions para ser cubículos de ingreso.”

Ustedes son un ejemplo de lo que es la mujer cubana y de lo que es capaz nuestro Sistema de la Salud”, destacó Ernesto Santiesteban Velázquez, primer secretario del Partido en la provincia de Holguín, en el encuentro sostenido en la policlínica “José Manuel Ricardo”, de la zona de Cañadón, en visita encabezada por el miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, Joel Queipo Ruiz. Este colectivo, dirigido por mujeres, demuestra en el terreno resultados importantes en el enfrentamiento a la pandemia y el tratamiento a los enfermos. Foto: Carlos García Matos.

“Se inventó, para instalar hasta donde se pudo, tomacorrientes, luminarias que faltaban porque en proyecto la políclinica no los necesitaba, y por eso no habia disponibilidad, pero ahora, convertido en hospital, sí urgían”.

Y aunque el empeño fue sobrehumano, no hay varita mágica para hacer de una policlínica un hospital con las condiciones materiales idóneas y que las personas exigen cuando llegan a estos centros, muchos de ellos improvisados por la premura, pero que con el correr de los días mejoran muchos aspectos.

“Cubrimos todo el lobby, los pasillos, las oficinas; los pacientes tienen servicio médico y de enfermería, tanto en el pasillo inferior como en el superior. La dirección fue lo único que no se movió por ubicarse allí la mesa de coordinación, imprescindible en una Zona Roja. Los locales de almacén y cocina se mantuvieron en el mismo lugar, pero todo lo demás se empleó para colocar camas.”

“Cargamos literas y cartones, hombres y mujeres, doctores y enfermeros, la comunidad tambien nos ayudó mucho. Una brigada de construcción nos transformó en la medida de sus posibilidades los servicios sanitarios, que no estaban diseñados para un hospital. Estábamos muy preocupados por eso, porque no disponíamos de duchas. Nada más teníamos para los médicos, pues el servicio de Cuerpo de Guardia, que funciona 24 horas, sí lo requería, y por eso lo teníamos, pero no para los pacientes”.

“El área de salud de Cañadón comprende desde Retrete Abajo hasta el consejo popular de Guardalavaca. Contamos con 63 médicos, de ellos 28 especialistas en esta área de salud. Sobre las espaldas de esa fuerza humana recae la atención médica en ambos hospitales”, reconoce Ana Cecilia. Foto de la autora

El área de salud de Cañadón cuenta no con 1, sino con 2 hospitales de bajo riesgo para pacientes con covid-19. La “José Manuel Ricardo” posee alrededor de 71 capacidades, pero inició con 83. En el grupo Garbo, ubicado cerca de Guardalavaca, se ubica otro hospital, en el cual se han llegado a tener 137 pacientes, pero con capacidad para 180.

“El área de salud de Cañadón comprende desde Retrete Abajo hasta el consejo popular de Guardalavaca. Contamos con 63 médicos, de ellos 28 especialistas en esta área de salud. Sobre las espaldas de esa fuerza humana recae la atención médica en ambos hospitales”, reconoce Ana Cecilia.

La doctora explica también que “ningún médico de nuestra área de salud ha pedido licencias o cerificados médicos. Las madres con derecho a percibir licencias en esta etapa por tener niños en círculos infantiles están incorporadas al trabajo. Recién graduados de la carrera de medicina donaron sus vacaciones y están ubicados en consultorios”.

Así se enfrenta a la covid-19 en la Capital Arqueológica de Cuba, con heroísmo cotidiano y anónimo, como decía nuestro Héroe Nacional, José Martí, que se debía hacer el bien: sin llamar al mundo a verlo pasar. Pero por esta vez, nosotros haremos una excepción.

(Por Miledys Pérez Jiménez)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 1 =