Read Time:2 Minute, 10 Second

Imágenes tomadas de Internet

Hace unos días necesité realizar una compra de aseo personal. Fui a La Isla de Cuba, tienda conocida como Todo Por Uno, y me pasó algo curioso. Eran las 12: 00 p.m. y en el área de artículos variados, frente a la caja registradora, había tremenda cola. Yo me puse detrás de la última persona, luego fue llegando más y más y más gente. Solo se escuchaba decir: “esto no avanza, estamos en el mismo lugar, en las Novedades sacaron reparador de puntas y crema para peinar y aquello está lleno, qué clase calor, ¿por qué no ponen el aire acondicionado?”.

En medio de aquellas quejas y comentarios se escuchó a un señor decir: “No, mi amor, no me hagas esto a estas alturas de mi vida, yo soy hombre con ropa y sin ropa”. La dependienta se quedó inmóvil, cuando miré tenía un paquetico de maquinitas de afeitar Súper-Max de color rosado y entendí el porqué del reclamo del señor. Ella le dijo que no, que esa no era para él, que ella se la iba a dar de color azul, pero que de todas formas eso no hacía nada. No sé si fue una salida o no, pero enseguida saltaron los comentarios de los jóvenes, mujeres y hombres que estaban en la cola: “Qué tiene que ver eso con ser hombre, qué machista, seguro que si te afeitas con una maquinita rosada te vas a volver homosexual, si ahora los hombres se ponen aretes, se depilan las cejas y se ponen pulóveres rosados y se ven de lo más bien, dime tú qué bobería, lo que hay que ver a esta alturas…”.

El señor lo único que dijo fue: “Yo si estoy claro…”, un joven le respondió: “Nosotros también…”. No tuve que decir nada, y no niego que estuve a punto de intervenir desde mi posición como psicólogo, pero no fue necesario porque ellos hablaron por mí. La cola que tuve que hacer fue más productiva que salir de allí con los jabones y el detergente que fui a comprar. Aprendí que hemos avanzado en cuanto a temas de identidad de género, porque el señor representa a una generación marcada por los prejuicios y los jóvenes de la cola a una sociedad más inclusiva, igualitaria y respetuosa.

Es cierto que nos falta mucho por lograr, pero también lo es que hoy podemos mirar y ver más allá de las apariencias. El verde o el amarillo, el azul y el rosado, son solo colores, no cartas de presentación de un hombre o una mujer.

[ABTM id=2477]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 3 =