Read Time:2 Minute, 53 Second

Ocho banenses tuvieron relación directa con los acontecimientos de la epopeya de Playa Girón; dos de ellos: Alberto Hernández Cano y Wilfredo Betancourt Arias dieron su vida para alcanzar lo que constituyó la gran primera derrota del imperialismo estadounidense en América Latina.

Caminaron por las mismas arenas que el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz. Bajo una lluvia de balas estuvieron firmes. Alberto Hernández Cano era un joven de procedencia humilde con profundos ideales revolucionarios.

El hermano del mártir, Manuel Hernández Cano, nos dijo que él solo tenía 2 años de edad cuando Alberto falleció en Girón. “Yo no conocí físicamente a mi hermano, era muy chiquito cuando él se fue, pero recuerdo de mis padres su historia de vida. Era mensajero aquí en Banes, fue enlace del Ejército Rebeldes y al triunfar la Revolución participó en la limpia del Escambray, en la lucha contra bandidos y en la Campaña de Alfabetización. Uno de mis hermanos mayores vivía en La Habana y Alberto se fue para allá. En abril de 1961, por cuestiones de trabajo, estaba en Matanzas y lo movilizaron en el batallón 116 de las Milicias Nacionales Revolucionarias. Entró en combate junto a sus compañeros y salieron airosos de la batalla. Mi hermano salió vivo del encuentro cuerpo a cuerpo con los mercenarios.”

Manuel Hernández Cano. Fotos de la autora.

“Nuestros combatientes ven que llega una avioneta con las insignias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y salen a recibirla en el ardor de la batalla; ellos pensaron que era de los nuestros, pero no fue así. Era el enemigo que disfrazado bajo la insignia de las FAR aprovechó y bombardearon el lugar donde se encontraba mi hermano y otros revolucionarios, quienes murieron en el acto. Fue un ataque mortal por la espalda. Así ocurrió todo, el golpe para mis padres y mis familiares fue terrible, pero nos queda el consuelo de que murió defendiendo la Patria, es un héroe y eternamente lo seguirá siendo”.

Por su parte, los familiares de Wilfredo Betancourt Arias lo recuerdan hoy más que nunca cuando se cumplen 60 años de su caída en combate en Girón.

Wilmer Betancourt es sobrino de Wilfredo y recuerda con admiración a su tío. “Era de Retrete, localidad rural de este municipio de Banes, tenía 13 hermanos; antes del triunfo de la Revolución vivían en la miseria. Mi tío dio su disposición de ir a Girón formando parte del batallón de la Policía Nacional Revolucionaria. Allí combatió, no nos esperábamos su pérdida. Sus padres y hermanos lo lloraron mucho, siempre nos reuníamos por esta fecha y hablábamos sobre la proeza de mi tío. Era sólo un niño, con muchos sueños, pero dejó su huella en la historia de este país. Esta casa en la que vivimos sus familiares fue donada por el Ministerio del Interior y a la entrada de la casa exhibimos con orgullo su fotografía”.

Wilmer Betancourt. Foto de la autora.

En el Museo de Historia de esta ciudad se guardan pertenencias invaluables de Alberto Hernández Cano, fotografías esencialmente de él y Wilfredo Betancourt Arias donadas la mayoría por sus familiares. Alberto Hernández Cano cayó en Playa Larga, el 18 de abril de 1961, mientras que Wilfredo murió en combate el 19 en las arenas de Playa Girón.

A ambos los unió el amor y la consagración por la Patria. Esa misma que los acogió entre sus brazos al caer. Honor a quienes honor merecen.

(Por Miledys Pérez Jiménez)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 4 =