Read Time:3 Minute, 35 Second

“El peor de los males que le puede suceder al hombre es que llegue a pensar mal de sí mismo”
  Goethe

Estoy seguro, que si ahora te pregunto “¿quién fue tu primer amor?” vas a recordar a aquel muchach@, que estando en la secundaria, se adueñaba de todos tus pensamientos y con el que solo intercambiar miradas te hacia la persona más feliz de este mundo. Tal vez pienses en ese profesor o profesora que te hiso sentir mariposas en el estómago y no pasó de un amor platónico.

Pero a lo mejor muy grande será tu asombro cuando te diga que tu primer amor es el que te tienes a ti mismo. A este amor propio se le conoce como autoestima y se refiere a tu capacidad para valorarte, amarte, apreciarte, saberte capaz, respetarte y aceptarte.

Cuando eras pequeño, tus padres, abuelos, tíos y luego tu maestro en la escuela primaria hacían valoraciones sobre ti: eres inteligente-bruto, disciplinado-indisciplinado, lindo-feo  y en el peor de los casos, bueno o malo. Estos criterios que recibías de personas adultas muy importantes para ti comenzaron a conformar tu autoestima.

Sin saberlo, te comportaste de la forma en que estas personas te veían y así también comenzaban a verte tus compañeros de aula y del barrio. Cuando llegaste a la adolescencia la cosa se complicó un poco, pues tu cuerpo empezó a cambiar y tu mente también, aunque un poco más lento. Empezaste a compararte con las personas de tu misma edad, a mirarte más en el espejo y quizás te diste cuenta que eras un poco diferente a lo que te habían dicho cuando eras niño.

A partir de ese momento iniciaste  una búsqueda incesante sobre tu identidad, o sea,  indagaste sobre ¿quién soy? ¿en qué soy bueno? ¿qué me diferencia de los demás y me hace único? Ya sé que encontrar respuestas acertadas a cada una de estas interrogantes no fue nada fácil, pero así, poco a poco, llegaste a la juventud. 

A partir de esta etapa de la vida seguro sabes bien como eres, aunque en ocasiones nos vemos de manera diferente a como nos perciben los demás.  A lo mejor eres una persona que te crees el mejor en todo, el más inteligente y capaz y nunca piensas en tus debilidades porque tienes una autoestima muy elevada. O por el contrario, crees que no haces nada que sirva, que todo te sale mal por lo bruto que eres o lo poco que vales y no piensas que tengas alguna fortaleza en tu personalidad porque tu autoestima es muy baja.

Si piensas sobre ti de cualquiera de estas dos formas, estás equivocad@ y tu autoestima es inadecuada. Ni nadie es tan perfecto que no tenga debilidades, ni nadie es tan malo que no tenga fortalezas.  Cuando te ves así, seguro en tu vida te acompañarán sentimientos  de fracaso, pena, culpabilidad y remordimiento.

Ahora te preguntarás ¿Cómo son las personas con una autoestima adecuada?

Son personas que se conocen muy bien, son creativas, seguras, adquieren compromisos con ellos mismos y con los demás, se arriesgan, desarrollan la autonomía personal, son asertivas, dicen lo que piensan sin herir a los demás,  independientes, se trazan metas y las alcanzan, establecen relaciones sociales satisfactorias y, sobre todo, no son perfectas, porque saben cuáles son sus fortalezas, pero también sus debilidades. Se equivocan como cualquiera, pero asumen sus errores y siguen adelante. 

Si no eres así y quieres mejorar tu autoestima puedes empezar por conocerte y contestar las preguntas: ¿Quién soy? ¿Qué quiero conseguir? Reconoce que cada ser humano es único e irrepetible. No te compares con los demás. Valora tus cualidades positivas y trata de mantenerlas. Examina tus cualidades negativas y trabájalas para ser cada día mejor. No te obsesiones con los fracasos y reconoce tus logros. Se tolerante, acepta las cosas que no puedes cambiar y no las visualices como obstáculos. Admite que tienes derecho a equivocarte y a cometer errores porque no eres perfecto. Amate a ti mismo y aprende a aceptar elogios.

Recuerda que la peor barrera para tu felicidad es la indescriptible sensación de que le felicidad no es el destino adecuado para ti. En esto reside la importancia de la autoestima: tu primer amor.

[ABTM id=2477]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − quince =