Read Time:3 Minute, 12 Second

Fumar no calma los nervios, esta es una idea errónea que está en la mente del fumador y a la vez le sirve de pretexto para mantener este hábito tóxico. De hecho, los efectos finales son justamente los opuestos, ya que pese a la aparente tranquilidad basada en su acción relajante muscular, su verdadero efecto es el de crear internamente una situación de gran estrés.

De manera silenciosa, en el organismo de la persona que fuma comienzan a dispararse,  a su más alto nivel dañino, los mecanismos determinantes de hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, infarto del miocardio, envejecimiento prematuro,  deficiencias sexuales, insuficiencias circulatorias y accidentes vasculares cerebrales, sin contar los terribles efectos cancerígenos y la repercusión económica del consumo.

Si tomamos en consideración todas las consecuencias que produce el hábito de fumar, que además están científicamente demostradas, entonces nos podemos dar cuenta que no obtenemos ninguna ganancia. Es una práctica inútil y muy perjudicial para la salud.

En ocasiones se cree que el tabaco es más inofensivo y menos perjudicial que drogas como la marihuana, la cocaína, la heroína y muchas más. Esto se debe a que es una droga legal que se expende en múltiples centros gastronómicos. Sin embargo, solo tenemos que revisar las altas cifras de muertes al año en el mundo relacionadas con el consumo de tabaco para comprobar lo equivocados que están los que así piensan.

Las muertes por enfermedades determinadas por este hábito son más numerosas que la suma global de muertes por afecciones vinculadas al total de las restantes drogas más la totalidad de los suicidios, fatalidades del tránsito y muertes por sida. Estos datos son realmente estremecedores, sobre todo si tomamos en cuenta que esta tragedia social puede ser evitada con una decisión: dejar de fumar.

Algunas personas que dejan de fumar deciden, a los pocos días de su lucha contra este hábito, abandonar su deseo y vuelven a acompañar sus días con un cigarro. El argumento que utilizan es que se sentían mejor cuando fumaban. Pero esto tiene una explicación. Resulta que el organismo del fumador está habituado a recibir la nicotina y por tanto cuando dejas de suministrársela responde con el síndrome de la abstinencia, que no es más que un grupo de síntomas centrados en el deseo irrefrenable de fumar, tensión, irritabilidad, dolor de cabeza, dificultad para concentrarse, somnolencia o insomnio y aumento del apetito y de peso. Pero estas reacciones son parte del proceso de desintoxicación y con un poco de paciencia y la ayuda de los especialistas desaparecen poco a poco.

Una expresión popular muy peligrosa relacionada con el tabaquismo es que hay personas que fallecen de cáncer de pulmón sin nunca haberse llevado un cigarro a la boca, por tanto fumar no es la causa de esa enfermedad. Cuidado con esta forma de pensar porque es cierto que la única causa de este tipo de cáncer no es el tabaquismo, pero sí es la principal. Además, todas las personas somos diferentes, esto significa que las comparaciones en este sentido no son válidas pues lo que a otra persona tarda más tiempo en hacerle daño a ti te lo puede hacer en un corto período. Recuerda entonces que es mejor prevenir que lamentar.

Promover estilos de vida sanos, donde se rechace racionalmente el consumo de tabaco, se propugne la actividad física, el control adecuado de la dieta y el manejo de las tensiones cotidianas, son las acciones fundamentales para la prevención de este peligroso hábito, responsable del mayor número de muertes evitables a nivel mundial.

Lo más importante es comprender que dejar de fumar parte de una decisión personal que se refuerza con la ayuda de la familia y el personal especializado en la deshabituación tabáquica. Hoy es el Día Mundial sin Tabaco, una ocasión especial para declararle la guerra a este asesino con cara de ángel.       

[ABTM id=2477]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 − seis =